Pasos para pintar una barandilla metálica


Las barandillas metálicas de balcones u escaleras están expuestas a las inclemencias del tiempo, teniendo el inconveniente de que suelen oxidarse y deteriorarse con el paso del tiempo. Por eso, es importante saber lijar y pintar una barandilla de hierro para recuperar su belleza original y hacer que dure más tiempo.

El óxido aparece en los metales que se encuentran expuestos a factores exteriores como el viento o la lluvia, que pueden deteriorar su aspecto a lo largo del tiempo. Las pinturas para hierro llevan un antioxidante incorporado, la duración suele ser de 8 a 10 años. Para pintar una superficie de hierro, hay tres acabados de pintura: forja, martelé y liso.

Visualmente el acabado forja proporciona un aspecto más natural y un estilo más rústico. Tiene un acabado mate y, al tacto se nota áspero.
El acabado martelé es brillante y realiza un dibujo sobre la superficie. Es ideal para enmascarar pequeños defectos en la superficie. Este tipo de pintura se aplica como si se tratara de un esmalte cualquiera pero con la propiedad de hacerse por ella misma.
El acabado liso está disponible en mate, satinado y brillante. Este acabado será más impermeable y más lavable. Proporciona una apariencia uniforme de color gris claro o una superficie lisa antes de pintar.


Antes de pintar la barandilla metálica, preparamos la superficie para que la pintura agarre bien.

En primer lugar, cubriremos el suelo con plástico protector para no manchar el suelo. Una vez cubierto, ya podemos frotar la barandilla de hierro con un trapo mojado para eliminar los restos de polvo y suciedad.

En segundo lugar, pasamos una lija suave de hierro y un cepillo metálico para eliminar la antigua pintura, haciendo que la superficie quede más lisa y agarre mejor la pintura. Es aconsejable el uso de productos desoxidantes con una brocha o rodillo, que ayudará a quede la barandilla limpia.

Después de esperar de 10 a 15 minutos para que actúe el producto, pasamos una esponja o un trapo mojado en acetona o alcohol para retirar los restos anteriores. Una vez se quede seca la barandilla, aplicamos dos capas de una preparación antioxidante de hierro con brocha o rodillo, para tener una mejor adherencia y duración de la pintura. Entre ambas capas, establecemos un margen mínimo de 4 horas.

Lo más recomendable es que utilicemos un pincel adecuado al tamaño de la zona a pintar. Aplicamos una primera capa de pintura antioxidante, especialmente en las esquinas inferiores de la barandilla, ya que suelen ser las zonas más expuestas a las inclemencias del tiempo. Dejamos secar durante 6 horas aproximadamente y si es necesario realizamos una segunda mano.

Por último, aplicamos un esmalte sintético del color y la textura que prefiramos. Limpiamos los utensilios y manchas con disolvente universal.

En Metalia Selección, realizamos obras de barandillas de muchos modelos incluyendo de acero inoxidable con cristal.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Sabías que el Aluminio…

¿Por qué no puede faltar una pérgola en tu jardín?

Funciones y tipos de cerramientos