Funciones y tipos de cerramientos

Los cerramientos son las superficies envolventes que delimitan y acondicionan los espacios, para impedir o asegurar que se abra, evitar el paso del aire o la luz y hacer que el interior de un espacio quede incomunicado con el exterior.

Los cerramientos están compuestos por una estructura, que puede ser de madera o con algún material metálico. La madera ofrece calidez a la zona, y el cerramiento metálico es más resistente y firme. El aluminio, es una excelente opción para aplicar este tipo de material, por el gran abanico de posibilidades en lo estético.



Funciones

Hacen útiles espacios que ya no utilizamos de fuera de nuestra casa, como terrazas o balcones. Puede aplicarse en otras zonas como techos, alrededores de alguna piscina, o para crear un jardín invernadero.

Impiden la entrada de frío, calor, agua o humedad,  funcionando como aislantes térmicos y acústicos. Permiten tener un espacio resguardado aprovechable tanto en verano como en invierno, protegiéndonos de los molestos cambios climatológicos.

Ofrecen vistas del exterior, protegen contra el fuego, proporcionan seguridad, evitando accidentes con los niños o las mascotas, como en el caso de balcones.

Tipos de cerramientos

Según su ubicación, pueden ser interiores o exteriores. Los primeros pueden verse afectado por factores exteriores, como lluvia, nieve, calor, etc. Tienen la ventaja de poseer grandes características acústicas. Los cerramientos exteriores son los que se enfrentan a las adversidades del exterior, disminuyen el ruido y sirven de aislante térmico.

En función de su comportamiento ante la luz, hay tres tipos de cerramientos. Los opacos, son los que no dejan paso a la luz solar. Los translucidos, permiten el paso de la luz, pero sin dejar ver lo que hay detrás. Por último, están los cerramientos transparentes, que sí dejan pasar la luz y permite ver a través del cerramiento lo que hay detrás, tanto desde fuera como por dentro.

Por su forma, pueden ser planos o curvos. Dentro de los cerramientos planos, están compuestos por montantes verticales, horizontales o inclinados.

Dependiendo de la movilidad de los cerramientos, serán móviles o fijos. Los primeros, son los que establecen una comunicación, transitable o no, entre dos ambientes o espacios. La abertura puede ser por una puerta o una ventana.

Desde Metaliasl, te informamos sobre las utilidades de los cerramientos y su tipología.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Sabías que el Aluminio…

¿Por qué no puede faltar una pérgola en tu jardín?